Vida a bordo

Despliegue Africano BAM "Furor" (P-46)

Número de imágenes
Despliegue Africano BAM "Furor" (P-46)
Despliegue Africano BAM "Furor" (P-46)
×
1 / 1
Despliegue Africano BAM "Furor" (P-46)

Tras finalizar la patrulla conjunta, continuamos con nuestra derrota. Esta vez nos tocó pasar, ni más ni menos, por el centro del mundo (Latitud 0º y Longitud 0º). Para la mayoría de la dotación, era la primera vez en pasar por ese punto. Esto es algo que a todo buen marino le gustaría hacer al menos una vez en la vida. Un hito más que sumamos a este despliegue (y ya van unos pocos).

El día 29 de mayo, con motivo del día de las Fuerzas Armadas, realizamos en cubierta de vuelo un acto de Leyes Penales e Imposición de Condecoraciones. Ocasiones como estas nos sirven para sacar a relucir nuestro uniforme de gala y fortalecer nuestro espíritu militar, cantando todos juntos el himno de la Armada tras la alocución del Señor Comandante.

Posteriormente, tras varios días de navegación, entramos en el puerto de Abidjan (Costa de Marfil) y, como viene siendo habitual, se realizaron distintas actividades protocolarias para fortalecer las relaciones con las embajadas de nuestro país en el extranjero.

No todo iba a ser trabajo, también hubo tiempo para descansar y desconectar. Esta vez, hicimos una excursión en un autobús privado con guía turístico por toda la ciudad de Abidjan, haciendo una parada para comer en la playa de Grand-Bassam. Toda la actividad se llevó a cabo, por supuesto, cumpliendo con las medidas de sanidad impuestas por el Covid.

Una vez aprovechado al máximo el puerto, toca salir a la mar otra vez. El segundo día de navegación, realizamos una patrulla conjunta con el patrullero “L´Emergence” de la Marina Nacional de Costa de Marfil. Estas patrullas sirven para potenciar la confianza mutua y para enriquecernos con el intercambio de conocimientos.

Por la proa tenemos un tránsito hacia Dakar. Esto supone un plus de motivación para la dotación, ya que dejamos a un lado el Golfo de Guinea y comenzamos a recortar millas rumbo a España. Ya sólo queda un mes para regresar a casa, y la dotación del Furor afronta la recta final del despliegue con la misma profesionalidad que el primer día.

La semana pasada llegó por fin uno de los momentos más esperados de todo el despliegue para la dotación: el fondeo en las islas de Santo Tomé y Principe. Sin duda, un soplo de aire fresco para todos, que sirve para afrontar con más fuerzas e ilusión la recta final del despliegue.

Fueron cinco días que se nos quedaron cortos. Los primeros días estuvimos fondeados en la isla de Santo Tomé, donde, sin olvidarnos de una de nuestras misiones principales, la diplomacia de defensa, aprovechamos para desconectar de la rutina del barco.

Acto seguido, dimos el “salto” a la otra isla: la isla de Príncipe. Nada más llegar, ya nos dimos cuenta de que estábamos ante una playa paradisíaca: palmeras, cocoteros, excelente temperatura del agua del mar y unos fondos marinos repletos de bancos de peces. Esto dio pie a que se pudieran llevar a cabo actividades acuáticas que para muchos serán difíciles de olvidar. Esta iniciativa tuvo una gran acogida, demostrándose en la gran participación que hubo por parte de la dotación.

Por si fuera poco, aprovechamos el fondeo para hacer el primer concurso GOT TALENT de la historia del Furor. Los participantes, ya sea de manera individual o colectiva, mostraron su habilidad cantando, bailando, haciendo magia o incluso haciendo de humorista. Todos ellos ante la atenta mirada de nuestro jurado GOT TALENT y presentado por un muy divertido Speaker, el Sgto Sergio Rosano Ahumada. El premio al más talentoso se lo llevó el grupo musical “los chichos”.

Levamos el fondeo y, tras varios días de tránsito, realizamos las terceras maniobras conjuntas del despliegue con barcos de otras marinas. Esta vez, con un invitado nuevo: la corbeta francesa “Comandant Bouan”, que se une a la fragata italiana “Luigi Rizzo” y a nosotros en esta aventura por el Golfo de Guinea.

Nuestro siguiente hito es entrar en Abidjan, Costa de Marfil, y continuar con nuestras actividades de cooperación militar y diplomacia de defensa, las cuales las estamos preparando de la única manera que sabemos: con la mayor ilusión y entrega.

Nos encontramos de nuevo en la mar, dispuestos a continuar con nuestra misión. El sábado pasado salíamos del puerto de Tema, en Ghana, con la mente puesta en nuestro siguiente objetivo y en nuestra próxima escala: Las islas de Santo Tomé y Príncipe.

La estancia en puerto se desarrolló con normalidad. Realizamos Actividades de Cooperación Militar con la marina local, como ya hicimos con la marina gabonesa en Port Gentil el pasado mes de abril. Estas actividades nos hicieron salir de la rutina habitual y poder interactuar con personal ajeno a la dotación. Todo ello, por supuesto, respetando las medidas de seguridad necesarias que nos impone la situación con respecto al COVID-19.

Entre trabajos, mantenimientos y descanso del personal transcurrió nuestra escala en Tema, pudiendo disfrutar también de una de nuestras ya habituales cenas en cubierta, con el cambio añadido de un karaoke que tuvo lugar a continuación en el que participó gran parte de la dotación. Cosas como esta contribuyen a olvidar por un instante lo lejos que estamos de nuestras casas y los más de dos meses de navegación que llevamos a nuestras espaldas.

Tras haber cruzado el ecuador físico en tránsitos anteriores, ahora mismo hemos cruzado ya el ecuador de lo que durará nuestro despliegue. Por ese motivo, comenzamos a restar días para estar de vuelta a España, lo cual nos anima a seguir cumpliendo con nuestro deber y nos motiva a afrontar lo que queda de navegación con más ánimos, si cabe.

Por la proa tenemos nuestro siguiente hito: fondear en las islas de Santo Tomé y Príncipe en los próximos días. Una escala prevista para realizar actividades de apoyo a la diplomacia de defensa, aunque sin duda será también el escenario ideal para el descanso de nuestra dotación.

Nos encontramos atracados en el Puerto de Tema, Ghana. Es la tercera vez que atracamos en este puerto, esta vez con el objetivo de realizar actividades de cooperación militar con la marina de este país durante los próximos días, como ya lo hicimos en Port Gentil días atrás

Nuestra labor durante la estancia en Gabón se había centrado principalmente en tierra firme, realizando actividades de cooperación militar y de apoyo a la diplomacia en Libreville y Port Gentil. Por esa razón afrontamos con mayor ilusión, si cabe, los siete días de navegación que teníamos hasta la entrada en el puerto de Tema. Y lo cierto es que han sido siete días cargados de actividad.

Empezamos el día 26 de abril con un ejercicio de piratería con un patrullero de la marina gabonesa, en el que participaron, además de la propia marina, diferentes instituciones gabonesas relacionadas con el control de actividades ilícitas en la mar. Este ejercicio supuso el colofón final a nuestra presencia en aguas gabonesas, antes de navegar hacia el norte para poner rumbo a Tema.

Durante el tránsito hacia Ghana, tuvimos la oportunidad de celebrar la tradicional fiesta de cruce del ecuador. Como es costumbre en la Armada, recibimos a bordo al “dios Neptuno”, representado por el Cabo Primero más antiguo, de la dotación, Bernardo Jesús León Machado, que había ascendido de las profundidades para que aquéllas personas de la dotación que habían cruzado el ecuador por primera vez le rindiesen el debido culto. El día de la celebración se desarrolló en un ambiente festivo y distendido, una verdadera ruptura de la rutina habitual, ya que incluyó intercambio de galones entre miembros de la dotación, ceremonia de “bautismo” para los neófitos (aquéllos que cruzaban el ecuador por primera vez) y celebración de juegos en la cubierta de vuelo del barco.

De vuelta a la normalidad, continuamos nuestro tránsito hacia nuestro destino, no sin antes participar en las segundas maniobras que realizamos con otras unidades de la Unión Europea. El día 2 de mayo, antes de entrar en puerto, realizamos una serie de ejercicios con el patrullero portugués “Setúbal” y con la fragata italiana “Rizzo”. Ambos nos eran ya conocidos por las maniobras que habíamos realizado con ellos durante nuestro tránsito hacia Lagos (Nigeria) a principios del mes de abril, hace ya un mes.

La entrada esta mañana en el puerto de Tema supone nuestra séptima escala de nuestro despliegue en el Golfo de Guinea. Aunque será una escala cargada de actividades de diferente índole, contamos con poder tomarnos un merecido descanso tras estos intensos días de mar.

Nos encontramos saliendo del Puerto de Port Gentil (Gabón). Hace algo menos de una semana llegábamos a este país, recalando primero en el puerto de la capital, Libreville. Allí entrábamos tras haber fondeado el día anterior en aguas del Estuario que conduce a la entrada de este puerto.

La estancia en Libreville solo duró un día ya que volvíamos a hacernos a la mar para comenzar el tránsito a Port Gentil, nuestro segundo y último puerto en Gabón. Durante la estancia recibimos a bordo la visita del Embajador de España en Gabón, el Ministro de Defensa de Gabón y otras autoridades civiles y militares, entre las que destaca la Embajadora de la Unión Europea en Gabón y Sao Tomé.

Tras solo un día de tránsito, entrábamos en este puerto, en el que cumplimos con nuestra misión realizando actividades de cooperación militar con el personal de la marina gabonesa a bordo.

Tras haber realizado estas actividades los primeros días de nuestra estancia en Port Gentil, tuvimos un día libre y pudimos realizar una excursión a la Laguna de Fernand Vaz, un parque natural que se encuentra cerca de Omboué, un pueblo situado unos kilómetros al sur de Port Gentil. Esta salida a tierra por parte de nuestra dotación supuso una profunda satisfacción para nosotros, una oportunidad para desconectar de la navegación, ya que, para casi todos los que acudieron a la misma, fue la primera salida a tierra desde que salimos de Cartagena, hace ya casi dos meses.

Con fuerzas renovadas tras esta semana, en la que hemos permanecido atracados casi todo el tiempo, comenzamos una nueva etapa en este despliegue. Una etapa que afrontamos con la ilusión de ver cómo llegamos al ecuador de nuestra estancia en zona de operaciones y que los ánimos y la moral de la dotación continúan intactos.

Por la proa tenemos el tránsito hacia Tema (Ghana), un puerto que nos es ya conocido. Durante este tránsito tenemos previstas varias colaboraciones con otras marinas, entre ellas la marina gabonesa, con la que realizaremos un ejercicio de lucha contra la piratería en el que hemos puesto mucho interés durante nuestra estancia en Port Gentil. Por lo tanto, se espera que esta próxima semana esté repleta de actividades que harán nuestra navegación mucho más amena.

Tras la salida del puerto de Lagos, Nigeria, y haber colaborado con unidades navales de este país, continuamos nuestro tránsito por el Golfo de Guinea hacia el que fue el siguiente puerto de nuestro despliegue: Douala, Camerún, donde entraremos próximamente.

En este puerto tuvimos una calurosa bienvenida por parte de la marina camerunesa. Mientras remontábamos el río que conducía al puerto de Douala, una formación de personal de la marina local nos saludaba cuando pasábamos frente a su Base Naval, una muestra de la buena acogida que está teniendo nuestro Buque en esta región.

El mismo día de la llegada, recibimos al Embajador de España en Camerún con honores de ordenanza, así como al Cónsul honorífico de España en la ciudad de Douala. Tras el recibimiento, estas autoridades pudieron visitar el barco y participar en un emotivo arriado solemne de bandera desde nuestra cubierta de vuelo.

Los 4 días de estancia en el puerto de Douala nos fueron útiles para realizar trabajos de limpieza y mantenimiento en el barco, pero también para descansar y afrontar de la mejor manera posible nuestro siguiente hito del despliegue. Por la proa tenemos la entrada en dos puertos de Gabón: Libreville y Port Gentil. En estos puertos esperamos participar en colaboraciones con la marina de Gabón, así como contribuir a la diplomacia de defensa en este país.

Hace ya un mes y medio que salimos de Cartagena, aunque lo ameno que se está haciendo este despliegue hace que parezca mucho menos. La dotación del barco continúa haciendo un gran trabajo, desempeñando su labor con profesionalidad, disfrutando de la navegación y también de las estancias en puerto.

En el último Vida a Bordo nos encontrábamos saliendo del Puerto de Tema (Ghana) tras un merecido descanso después de las Obangame Express. Comenzaba así una nueva fase de nuestro Despliegue, en la que coincidimos en la mar con unidades navales de tres países diferentes: Portugal, Italia y Francia.

El primero con el que coincidimos fue el patrullero portugués “Setúbal”, con el que tuvimos la oportunidad de compartir unos días de mar realizando patrulla y adiestramiento conjunto. El día 2 de abril se nos unieron la fragata italiana “Luigi Rizzo” y el portaaeronaves francés “Dixmude” en un intenso día de adiestramiento en el que realizamos ejercicios de operaciones de vuelo, formaciones, comunicaciones y guerra de superficie y antiaérea.

A partir de ahí, continuamos en solitario con la mente puesta en nuestro siguiente hito: la entrada, en el Puerto de Lagos, en Nigeria, donde recibimos a bordo al Cónsul General de España y participamos en reuniones de coordinación para las maniobras previstas con la marina nigeriana. Además, tuvimos tiempo libre para hacer uso de las instalaciones deportivas que puso la marina de dicho país a nuestra disposición, lo cual fue de agradecer para disfrutar de actividades al aire libre con los demás miembros del buque.

Posteriormente nos hacíamos de nuevo a la mar y comenzamos la siguiente fase del Despliegue Africano, empezando con un adiestramiento conjunto con la marina de Nigeria, que duró hasta el día de hoy y que fue muy provechoso para ambos.

La vida a bordo continúa su curso, haciéndose muy llevadera para todos y aprovechando los tiempos libres que tenemos para seguir con nuestras actividades de ocio. Por la proa nos queda la entrada, en los próximos días, en el puerto de Douala, en Camerún, en el que se prevé que pasemos varios días adiestrando al personal de la marina de este país, y colaborando con la Diplomacia de Defensa en esta zona.

VaB FUROR 30 MARZO

El BAM “Furor” se hizo a la mar desde el Puerto de Tema (Ghana). Finalizaba así nuestra segunda estancia en este puerto, en esta ocasión más larga que la anterior, ya que permanecimos atracados allí tres días.

 

El día antes de la entrada, por la tarde, el equipo de Visita y Registro del barco tuvo la suerte de adiestrarse codo con codo con el Equipo Operativo de Seguridad (EOS) de Infantería de Marina que está embarcado con nosotros en este despliegue. Ambos equipos realizaron tiro con Armas Portátiles en cubierta, algo en lo que el personal del EOS es especialista y pudo darnos algunos buenos consejos para nuestro adiestramiento. Lo cierto es que es un lujo poder contar con instructores así durante los tres meses que dura el despliegue.

 

El balance global de nuestra estancia en puerto no puede ser más positivo. Aunque las restricciones sanitarias actuales no nos permitieron salir a tierra durante nuestra escala, eso no impidió que pudiéramos organizar actividades que hicieran del Puerto de Tema un verdadero puerto de descanso para nosotros. El primer día, el Servicio de Aprovisionamiento organizó una excelente cena, en la que la cubierta de vuelo del “Furor” se convirtió en un gran comedor al aire libre donde todos pudimos disfrutar de una magnífica velada. Resulta sorprendente lo que se consigue cuando se tiene algo de imaginación e iniciativa para hacer esta clase de cosas, algo de lo que nos podemos beneficiar todos.

 

El segundo día, continuando con esta tendencia de organizar actividades, se propuso un concurso de tortillas de patatas entre las diferentes cámaras del barco. El concurso fue un éxito rotundo, ya que todas las cámaras del barco participaron, y todos acudieron a la cubierta de vuelo para ver cómo el jurado, seleccionado cuidadosamente, nos ofrecía su veredicto. La tortilla ganadora fue la de la Cámara de Oficiales, liderados por nuestra Teniente de Enfermería, María Chiclana. Aunque, claro, eso no es lo realmente importante, puesto que de lo que verdaderamente nos acordaremos todos es del buen rato pasado cocinando y disfrutando de las estupendas tortillas en la Cubierta de Vuelo.

 

El resto del tiempo lo dedicamos a algo que nos venía muy bien a todos, que era descansar tras nuestra participación en las maniobras Obangame Express. La salida a la mar se volvió a realizar sin contratiempos, con unas condiciones meteorológicas que, por suerte, siguen acompañando. Es cierto que hace calor, algo normal en estas latitudes tan próximas al Ecuador. Sin embargo, el escaso viento que estamos encontrando en esta zona, con una mar que rara vez pasa de marejadilla, hacen que la vida a bordo sea, al menos, tan llevadera como en puerto.

VIDA A BORDO FUROR

Nos encontramos navegando en el Golfo de Guinea participando en las “Obangame Express 21”, unas maniobras en las que participa una gran cantidad de países que colaboran con las marinas de la zona para su adiestramiento.

 

La pasada semana tuvimos la oportunidad de recalar en nuestro primer puerto en Zona de Operaciones: Tema, situado al Oeste de Ghana. Aunque la escala duró apenas un día, ya que nos hicimos a la mar el día siguiente, nos sirvió para recobrar fuerzas tras el largo tránsito y afrontar de la mejor manera posible nuestra participación en las “Obangame Express”.

 

A partir de la salida a la mar, hemos participado en ejercicios con marinas de tres países diferentes: Ghana, Liberia y Costa de Marfil. Nuestro trabajo ha consistido en hacer el papel de “los malos”, fingiendo ser barcos sospechosos para ser abordados por los equipos operativos de los diferentes países con los que hemos colaborado. Para la dotación ha supuesto una motivación extra ver de primera mano cómo nuestro despliegue en el Golfo de Guinea comienza a dar sus frutos.

 

Por lo demás, los miembros de la dotación no escatiman en esfuerzos a la hora de encontrar entretenimiento para escapar de la rutina de a bordo y mantener elevada la moral. Ya se están poniendo en marcha iniciativas para mejorar la vida a bordo de la dotación, proponiendo competiciones de cartas, concursos de cocina, o actividades deportivas en la cubierta de vuelo del barco en las que las personas que hacen funcionar el “Furor” aprovechan para reafirmar unos lazos de unión que se van haciendo más fuertes día a día.

 

Próximamente, el barco tiene prevista una nueva entrada en el puerto de Tema (Ghana). En esta ocasión la escala será más larga, permitiéndonos un descanso más prolongado, merecido tras estas primeras semanas de misión, que han sido tan intensas como esperábamos.

Documento sin título

 

Hace seis días que abandonamos el Territorio Nacional saliendo del Arsenal de Las Palmas de Gran Canaria con rumbo a nuestra Zona de Operaciones en aguas de África Occidental.

 

De los vientos y la mar de fondo propios del Atlántico Norte pasamos poco a poco a los climas más cálidos del África Sahariana, donde las nubes de polvo procedentes del desierto no nos permitían ver más allá de las dos Millas Náuticas. Esta baja visibilidad se ha sustituido ahora por las calmas ecuatoriales, características por la alta temperatura del agua, la humedad, la falta de viento y la presencia de espectaculares tormentas eléctricas intermitentes que iluminan el cielo durante las guardias nocturnas.

 

Por supuesto, nada de esto altera el ánimo de nuestra dotación. El barco ha cogido ya un ritmo imparable y ha comenzado con buen pie a cumplir la misión que le ha sido asignada. Sin embargo, navegando hay tiempo para todo, y siempre son bienvenidas las iniciativas que nos saquen de la rutina que puede suponer el estar tantos días sin pisar tierra.

 

Sin ir más lejos, ayer domingo tuvimos nuestra primera comida en cubierta. Comida, tenis de mesa, futbolín y, lo más importante, buena compañía. Fueron los perfectos ingredientes para pasar un buen domingo en la mar, aprovechando para estrechar lazos entre los diferentes miembros de la dotación en un ambiente distendido.

 

Por la proa se vislumbra ya el puerto de Tema (Ghana), nuestro primer puerto en Zona de Operaciones. Antes de eso, tres días en los que seguiremos cumpliendo con nuestra misión, de la misma manera en la que lo hemos hecho hasta ahora, comprometidos con la responsabilidad que España ha puesto sobre nosotros.

    

Este sitio web está gestionado por la Armada Española y utiliza cookies propias y/o de terceros para la publicación de contenidos web a través de la recolección de información de los datos personales de tipo: idioma de presentacion, si el usuario está en una nueva sesión o visita, distinguir usuarios y sesiones, procedencia web.

Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee.

Si pulsa el botón "aceptar cookies", se considera que acepta su uso. Encontrará más información, incluida información sobre cómo configurar las cookies, en nuestra Política de Cookies.

Aceptar seleccionadas Política de cookies