Historia del Museo Naval

Imagen Historia

El origen del Museo se remonta a la Real Orden de 28 de septiembre de 1792, por la cual Antonio Valdés y Fernández Bazán,Secretario de Estado de Marina de Carlos IV, promueve la creación de un Museo de Marina en la Población de San Carlos (Cádiz). Se trataba de un proyecto ilustrado pensado con vocación didáctica para contribuir a la instrucción de los guardiamarinas, alumnos aspirantes a oficiales dentro de la Armada Española.

Con este objetivo, comenzó la recogida de materiales para formar las colecciones. El capitán de navío José Mendoza y Ríos fue comisionado a Francia y Gran Bretaña para comprar libros, cartas, instrumentos náuticos y modelos de buques, y los tenientes de navío Martín Fernández de Navarrete, José de Vargas Ponce y Juan Sanz y de Barutell visitaron diversos archivos españoles y copiaron los manuscritos referentes a asuntos de Marina. Sin embargo, la sustitución de Valdés al frente del Ministerio y los acontecimientos políticos de finales del siglo XVIII y principios del XIX frustraron el proyecto. Los fondos bibliográficos fueron enviados a la Biblioteca del Depósito Hidrográfico y los instrumentos científicos pasaron al Observatorio de la Marina en Cádiz.

La iniciativa fue retomada cincuenta años más tarde con modificaciones sobre el proyecto original. El museo se instaló finalmente en Madrid perdiendo su función docente para ofrecer un panorama de la Marina de su tiempo. De este modo, el 19 de noviembre de 1843 en nombre de la reina Isabel II se inaugura el museo en el Palacio de los Consejos, en la calle Mayor. Desde entonces, ha pasado por varias sedes para ajustarse a sus necesidades.

En 1845, el rápido incremento de los fondos aconsejó su traslado a la Casa del Platero en la calle Bailén desde donde pasó en 1853 a la que habia sido la casa de Manuel Godoy, el Palacio de los Ministros, junto al actual Senado. En esta nueva sede, la reina Isabel II reinauguraba el museo en una solemne ceremonia y se distribuía el primer catálogo de los fondos de la colección.

En 1930 un Real Decreto creó el Real Patronato del Museo Naval, del que Alfonso XIII sería presidente de honor. En 1932 el museo se trasladó al recién inaugurado Ministerio de Marina, actual Cuartel General de la Armada. El contralmirante Julio Guillén Tato ocupó la dirección de la institución desde esa fecha hasta 1972 encargándose de dar el impulso definitivo a la institución. Su sucesor, el contralmirante José Ignacio González-Aller,emprendió una reforma en 1992 y configuró la estructura actual de las salas, de evocación romántica.

El Museo presentaba una museografía y unos espacios que adolecían de problemas derivados del paso del tiempo. El deterioro de muchos de ellos, así como la necesidad de adaptación a los nuevos usos museísticos del siglo XXI, impulsaron un proceso de renovación basado en dos elementos fundamentales: el público y las colecciones. Iniciada en 2018, la obra del Museo Naval se ha extendido durante dos años, dando como resultado un museo renovado. Con el objetivo de facilitar la visita al Museo se ha trabajado, por un lado, en la mejora de la accesibilidad y la dotación de nuevos espacios de recepción al visitante. Mientras, en el ámbito de las colecciones, se han implementado nuevos sistemas de conservación y se ha llevado a cabo una reordenación del discurso expositivo para poder transmitir de una manera más clara sus contenidos.

MUSEO NAVAL - Bibliografía sobre la historia del museo
    
        

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Aceptar Más información